Bernardo Muñoz Carvajal

Espacio personal de Bernardo Muñoz.

Página 2 de 5

La inevitable muerte del libro impreso

Books burning in fire

La muerte del libro de papel, según Carvalho

¿Tinta o pixel? ¿Pantalla o papel? Para muchos analistas, la coexistencia del libro físico con su homónimo electrónico es meramente temporal. En veinte años, el libro impreso sobre papel habrá dejado de existir, o será una reliquia.

Y es que, más allá de la nostalgia, las ventajas del formato electrónico son brutales. Para la industria, pero también para el medio ambiente y hasta para el lector.

Industria

El e-book elimina de forma drástica los costes de producción, distribución y punto de venta, Las editoriales podrán ofrecer libros más baratos y con mayor beneficio para estas compañías. Incluso aumentando los porcentajes de ventas que aplican a sus autores.

Medio ambiente

Más del 40% de la madera que se procesa en el mundo se usa para fabricar papel. Un cuarta parte de los gases invernadero lanzados a la atmosfera proviene de la industria papelera y el 20% de los desechos mundiales tienen relación con el papel.  Un libro de formato medio consume más de 5 kilos de madera virgen. ¿De verdad merece la pena? Podremos seguir manteniendo estas agresiones medio ambientales?

Lectores

Las pantallas se han convertido en el principal soporte para el consumo personal de ocio. A través del móvil vemos películas, series de televisión y escuchamos música. También nos informamos de la actualidad y nos evadimos. Y compramos. Si el libro quiere sobrevivir como elemento de ocio cultural no tendrá otro remedio que integrarse en las plataformas de contenidos.

Ante tan abrumadoras ventajas, parece extraño que tengamos que esperar 20 años para completar la transformación digital de los libros. Y sin embargo, a fecha de hoy, los libros físicos parecen resistir mucho mejor el envite de Internet que, por ejemplo, música o cine. Basta observar el  espacio que aún ocupan en grandes almacenes frente a la brutal reducción del dedicado a discos o películas. Las bibliotecas aguantan mientras que los videoclubs son reliquia. Y es más fácil encontrar una librería en cualquier zona comercial que una tienda de música.

Sería ingenuo pensar que la supervivencia del libro físico se debe tan solo por el apego de los lectores al papel. También eran muy bonitas las enciclopedias, pero ya nadie las compra. O por temor de la industria a la piratería. El libro físico se copia ilegalmente tanto como el electrónico.

¿Cual es la razón de esta persistencia?

Personalmente, creo que el sector editorial no se ha volcado de lleno en el mundo digital porque piensa que todavía no es el momento. Una prudencia en la que pesa más la importancia que aún tiene a nivel mundial la industria del papel y todos sus derivados (maquinaria de artes gráficas, impresores, fabricantes de tintas,…) que cualquier otro criterio. Pero que en cuanto se de luz verde a la transformación el proceso será irreversible.

A medio plazo quedará como un placer para nostálgicos que, además, se lo puedan permitir. Y a largo, en un objeto para coleccionistas.

La aventura de editar. ¿Edición y autoedición? (2)

Publicar a través de una editorial tradicional no supone garantía de éxito para la obra. Como iremos viendo en sucesivas entregas, este modelo tan siquiera garantizará en muchos casos una distribución o una promoción suficientes.

La autoedición ha sido casi siempre el último remedio para quienes no  encontraban otra salida. Sin embargo, los tiempos cambian e Internet impone sus propias reglas. En la actualidad existen infinidad de recursos para que el autor que lo decida tome el control de su obra. Por tanto, crece el número de autores que asumen el rol de editor por voluntad propia . 

Al margen de la motivación de cada cual, vale la pena insistir en que autoeditar puede ser una opción perfectamente viable. Veamos:

Seguir leyendo

“El libro de Bernardo” saldrá en octubre

Escritorio

Laboratorio de escritura y algunos de sus gadgets

A falta de concretar detalles, parece que se confirma octubre como el mes en que “El libro de Bernardo” verá al fin la luz.

La información procede de la propia editorial, por lo que no sólo la doy por válida, sino que la consideraré como un  juramento de sangre a todos los efectos. Así las cosas, espero desvelar en breve el título definitivo. A partir de ahí, estaré encantado de dar a conocer los primeros detalles de la trama y presentar a alguno de los personajes.

De momento permitid que apunte algún esbozo, necesariamente vago.

A nadie que me conozca escapa ya que la novela estará ambientada en Barcelona y será de corte negro.  Que cumplirá con los requisitos del género. Que habrá gangsters, y matones, y corruptos, y polis malos, y polis muy malos, y polis… más malos aún. Pero también artistas, buscavidas, desesperados, bohemios y soñadoras. Que hablará de enigmas y misterios. Pero sobre todo de supervivientes y antihéroes, de apocalípticos convencidos y de aspirantes a integrados. Una novela de lo que pudo ser y no fue aunque que quizá sí lo sea.

Poco más puedo añadir por ahora.  Sólo pediros que tengáis un poco más de paciencia. Yo, tras tres años, he aprendido a convivir con ella.

Y que reservéis veinte euros para octubre, claro.

El bestiario de Fred Vargas

Fred Vargas

Fred Vargas, ganadora del Princesa de Asturias de las letras 2018

La escritora francesa Frédérique Audoin-Rouzeau, más conocida como Fred Vargas, gana el premio princesa de Asturias de las letras 2018.

Durante años me dediqué a comentar los libros que leía en un blog.  A modo de introcucción, las crónicas se iniciaban con una cita de la obra a tratar. Reconozco que no siempre era fácil entresacar un párrafo atractivo y que además hablara del libro o su autor. Había sin embargo, escritores muy agradecidos, ya que en cada página de sus novelas podías encontrar algo que valía la pena. Fred Vargas era mi favorita, una verdadera mina. Observen si no algunos extractos. Podemos empezar con éste, de “Un Lugar Incierto”.

– También hay gente que come armarios –murmuró Adamsberg.
Vlad se interrumpió, inseguro.
– ¿Qué come armarios? ¿Es eso? 
– Sí. Tecófagos.
Vladislav tradujo, y Arandjel no pareció sorprendido.
– ¿Ocurre a menudo en su país? -se informó.
– No, pero también hubo un hombre que se comió un avión. Y en Londres, un lord que quiso comerse las fotos de su madre.
– Yo conozco un hombre que se comió su propio dedo –dijo Arandjel levantando el pulgar-. Se lo cortó y lo coció. Lo que pasa es que al día siguiente no se acordaba, y fue por todas partes reclamando su dedo.

Y seguir con esta otra cita de “La Tercera Virgen”.

“(…) -Dese bastante prisa en volver, teniente, el gato no está muy bien.
– Es porque me fui sin avisar. Pásemelo.
Adamsberg se arrodilló y pegó el móvil al oído del gato. Había conocido a un pastor que telefoneaba a su oveja veterana para mantener su equilibrio psicológico y, desde entonces, ese tipo de cosas había dejado de sorprenderlo. Incluso recordaba el nombre de la oveja, George Sand.”

El gran mérito de Fred Vagas no se basa tan solo en su originalidad o su calidad literaria. Lo que más me asombra de ella es su capacidad para incluir su bestiario de seres extravagantes, oníricos, metafóricos o directamente imposibles en un género tan cargado de tópicos y arquetipos como la novela negra, sin que sus libros pierdan coherencia. Y eso que la mujer juega al límite. De hecho, cada vez que me sumerjo un nuevo libro de ella pienso lo mismo. Que ha llevado las cosas demasiado lejos, que los personajes se le han ido de las manos y que su surrealismo entierra la trama. Y cuando todo parece perdido… ¡zas! se obra el milagro. Cada personaje ocupa su lugar y todo cobra sentido.

Solo por su valentía, Fred Vargas merece de sobras el premio. Además, que se conceda a una mujer tan insigne galardón es aún más raro que muchos de sus personajes.

flamenquito, narcotráfico y ejecuciones. Andalucia se tiñe de negro.

Coche guardia civil embestido en San Roque. (Fuente: El Español.com)

Informaciones muy recientes ilustran de la enorme penetración de las mafias que operan en algunas zonas de Andalucia. Un poder y una impunidad que convierten a esta región en un paraíso del crimen organizado.

Un presunto narco malagueño acribillado ante su familia el día de la comunión de su hijo. Policías y guardias civiles intimidados, amenazados,  apaleados y hasta tiroteados.  Un niño muerto a causa de la chulería del piloto de una planeadora, Sito Miñanco travestido en vigilante de parking en Algeciras, gestionando negocios legales, ilegales, cortinas y tapaderas.  ¿Quieren más? Porque éstos son sólo los titulares. Si profundizamos en las noticias, encontramos casi todos los arquetipos del género negro.

Coca a espuertas, putas de lujo, sicarios colombianos, coches de alta gama pilotados por garrulos, el palco del Real Madrid, locales incendiados, billetes de quinientos, palizas de escándalo, juergas en Puerto Banús… Y una ausencia tan clamorosa como elocuente de políticos, jueces y mandos policiales comprometidos en acabar con esta fiesta.

¿Cuales son los motivos que han llevado a esta situación? El coladero de la frontera con Marruecos quizá sea el principal, aunque el hachís solo suponga una parte de los negocios ilegales de la zona. Además, la región dispone de una enorme lavandería de actividades criminales llamada Gibraltar. Y la frivolidad con que se ha permitido -cuando no alentado- que mafiosos, proxenetas, traficantes y  terroristas se establezcan en la zona sin más impedimenta que el dinero que aporten, resulta fundamental para entender este proceso. Sin olvidar que el nivel de empobrecimiento de algunos de estos territorios ayuda a favorecer cualquier actividad al margen de la ley

España renunció hace décadas a controlar el Sur. Por miopía, incapacidad o por conmininecia de algunos de sus estamentos  -o responsables significados de ellos- con los criminales.

La corrupción, cuando no se detiene a tiempo, se extiende como la gangrena. Y me temo que este país tiene ya zonas demasiado infectadas.

Un escándalo como ciudadano y una enorme fuente de inspiración para escribas del género negro.

 

 

 

La triste herencia de Tom Wolfe

Tom WolfeRompedor, clasista, extravagante, vanguardista , conservador, progresista, elegante, histriónico, agudo, innovador, mordaz, brillante, inquieto, cínico, ególatra, provocador, narcisista, americano y hasta marciano.  ¡Con todos ustedes, míster Tom Wolfe!

Créanme, cuando una persona aglutina tantos y tan contradictorios adjetivos… ¡¡¡Bufff!!! ¡¡¡¡ARGGGG!!!! sin duda debe tratarse de un tipo excepcional. Una figura de la que por desgracia hoy toca despedirse

Tom Wolfe aportó al mundo una visión de la vida y una peculiar forma de narrarla, en lo que acabó definiéndose como Nuevo Periodismo. Un estilo que Wolfe contribuyó a crear y que ha marcado a varias generaciones de escritores y periodistas. Una forma de entender el mundo y de comunicarlo que, cincuenta y tantos años más tarde, agoniza.

Al nuevo periodismo lo ha matado Internet.

La Red ha transformado los medios, digitales y en papel, en unos productos de consumo efímero e inmediato.  Un cambio radical  que ha acabando relegando a  a los reportajes a un plano casi testimonial . Fíjense si no en el páramo de la prensa española. Ningún semanario que merezca tal nombre, dominicales en desbandada y unos medios on-line centrados en lo efímero.

Además, ahora las críticas mordaces se hacen desde Twitter, empleando unos pocos caracteres y sin necesidad de oficio o cultura. No hablemos ya de estilo o profundidad.

Así las cosas, solo queda despedirse de Wolfe, recordar su legado y esperar tiempos mejores. Ustedes y yo sabemos que llegarán ¡VERDAD? ¡¡¡¡glubbbsss!!!!!

 

 

Radio Nights. Eurovision

El reto de esta semana ha consistido en seleccionar un tema que haya representado a España en Eurovision sin que la elección traicione el espíritu de este blog.

Una tarea difícil, habida cuenta de que el desastre de esta última edición no es un hecho aislado. Al revés, este fiasco se suma a una larga lista de despropósitos, fracasos y vergüenzas, tanto propias como ajenas.

Un triste palmarés de que no debe hacernos olvidar que hubo un a vez, hace ya mucho tiempo, que fuimos capaces de enviar canciones excelentes.

Como este “Eres tu” de Mocedades.

Aunque de esto hace ya 45 años.

Por cierto, comentar como curiosidad que el compositor de la canción, Juan Carlos Calderón -a quien puede verse dirigiendo la orquesta- tuvo también mucho que ver en que el archiconocido “Mediterraneo” de Joan Manuel Serrat sea la canción que todos amamos. Dicho queda a modo de pequeño homenaje.

La aventura de editar. ¿Edición o autoedición? (1)

 

La primera gran disyuntiva -y quizá la más importante- a la que se enfrenta un autor tras finalizar su obra es cómo hacerla accesible a sus lectores.

En la actualidad el mercado ofrece diferentes soluciones para editar y dar a conocer un libro. Sin embargo, a poco que se profundice en ellas, el escritor descubrirá que éstas se acaban resumiendo siempre en dos:

-Encontrar una editorial que financie la edición de la obra. Para ello, el autor cederá los derechos de publicación de la misma a cambio de una compensación económica pactada.

-Asumir por parte del autor los trabajos de edición, comercialización y promoción de la obra, ocupándose de forma directa de estas tareas y contratando a las empresas o servicios que precise. En estos casos, el autor suele mantener los derechos de publicación del libro. 

Seguir leyendo

Radio Nights. El último sueño de Avicii

Perdonen que esta noche rompa la tradición de música intimista de esta sección. Pero la noticia de la muerte de Tim Bergling, más conocido como Avicii, me obliga a este sencillo homenaje.

A este Disk Jockey debo que que un dinosaurio como yo, anclado en la música del pleistoceno, gire de vez en cuando mi interés -y con admiración- hacia  la música de baile.

Nadie debería morir con 28 años, y un tipo con tanto talento aún menos. Pero la música nos tiene acostumbrados a tales crueldades. En este mismo blog ya hemos mencionado algún ejemplo. Tampoco han trascendido las causas de su fallecimiento. Pero releyendo la letra de su enorme hit “Wake me up”, algunos versos hielan la sangre:

“Desearía poder quedarme así de joven para siempre,

no tengo miedo de cerrar los ojos”.

Como también dice esta canción, ojalá pueda sentir su camino a través de la oscuridad.

 

Sant Jordi 2018. Guía para la supervivencia

Sant Jordi ejerce sobre mí un efecto curioso. Invoca a la vez mis más placenteras filias y algunas fobias. Entre las primeras, el gusto de caminar entre libros y lograr la dedicatoria de algún autor. Y entre las segundas, mi legendaria incapacidad para aguantar colas interminables ante las casetas.

Siempre he creído que un libro firmado por su creador se convierte en una pieza única. Así que cuando me ha interesado la firma un escritor concreto, he logrado aplacar mi escasa paciencia ante el aborregamiento. Aunque también reconozco que en ocasiones me he plantado ante autores que apenas conocía por el simple hecho de encontrarlos libres.
En todo caso, para disfrutar de la diada de Sant Jordi en la Ciudad Condal conviene tomar algunas precauciones.

  • Hacer una lista y comprar los libros con anterioridad. El 23 de abril es el peor día del año para adquirirlos. Las paradas están desbordadas y los vendedores sometidos a un tremendo estrés. Además, aunque ese día trabajan libreros y aprendices, cuando necesitas a alguien para hacerle una consulta siempre te toca el bisoño.
  • Trazar una ruta para tratar de encontrar a nuestro autor favorito en la librería o en la franja horaria que mejor se nos acomode. Desde hace años utilizo la guía de firmas de “llegir en cas d’incendi”. Para mí, la mejor de las que se editan.

Por último, una recomendación básica para enfrentarse con dignidad a un Sant Jordi en el siglo XXI:

Comprar libros a los chicos y rosas a las chicas es sexista, casposo y demodé. En Sant Jordi regalen ambas cosas. No es justo privar a su ser querido, sea del sexo que sea, del placer de una buena lectura. Ni de la belleza de una flor.

« Siguientes entradas Recientes entradas »