Bernardo Muñoz Carvajal

Espacio personal de Bernardo Muñoz.

Categoría: la aventura de editar

La aventura de editar. ¿Edición y autoedición? (2)

Publicar a través de una editorial tradicional no supone garantía de éxito para la obra. Como iremos viendo en sucesivas entregas, este modelo tan siquiera garantizará en muchos casos una distribución o una promoción suficientes.

La autoedición ha sido casi siempre el último remedio para quienes no  encontraban otra salida. Sin embargo, los tiempos cambian e Internet impone sus propias reglas. En la actualidad existen infinidad de recursos para que el autor que lo decida tome el control de su obra. Por tanto, crece el número de autores que asumen el rol de editor por voluntad propia . 

Al margen de la motivación de cada cual, vale la pena insistir en que autoeditar puede ser una opción perfectamente viable. Veamos:

Seguir leyendo

La aventura de editar. ¿Edición o autoedición? (1)

 

La primera gran disyuntiva -y quizá la más importante- a la que se enfrenta un autor tras finalizar su obra es cómo hacerla accesible a sus lectores.

En la actualidad el mercado ofrece diferentes soluciones para editar y dar a conocer un libro. Sin embargo, a poco que se profundice en ellas, el escritor descubrirá que éstas se acaban resumiendo siempre en dos:

-Encontrar una editorial que financie la edición de la obra. Para ello, el autor cederá los derechos de publicación de la misma a cambio de una compensación económica pactada.

-Asumir por parte del autor los trabajos de edición, comercialización y promoción de la obra, ocupándose de forma directa de estas tareas y contratando a las empresas o servicios que precise. En estos casos, el autor suele mantener los derechos de publicación del libro. 

Seguir leyendo

LA AVENTURA DE EDITAR. INTRODUCCIÓN

Escribimos por el placer de hacerlo o porque tenemos ganas de expresar nuestras ideas. Escribimos como reto, como necesidad vital, como ejercicio introspectivo, de autoafirmación, por puro ego…

Cada cual tiene sus motivos. Pero la cuestión es que, a quien se inicia en esta aventura y no tira la toalla, le llega el día en el que esa obra que con tantos desvelos ha sacado adelante por fin se acaba.

Punto y final ¿O punto y principio?

Porque tanto trabajo quedará en nada, en un simple juego de solitario, si el libro no logra ver la luz. En el formato que sea y a través de los canales a los que logremos acceder.

Seguir leyendo