Bernardo Muñoz Carvajal

Espacio personal de Bernardo Muñoz.

Mes: julio 2019

Montalbano se va con Montalbán.

Andrea Camilleri

Fallece el escritor Andrea Camilleri, padre del comisario Montalbano, llamado así en honor a Manuel Vázquez Moltalbán.

Imagino la conmoción en Vigata. Catarella presa del llanto, incapaz de pronunciar dos palabras seguidas. Fazio preocupado por Mimí, a quien se le vió la noche anterior en compañía de una rotunda viuda, por lo que aún no debe saber nada. Y a Livia volando desde Génova para tratar de consolar a Salvo, inquieta y alertada. Y es que Montalbano abandonó Marinella en cuanto conoció la noticia y se zambulló en la playa. Galluzzo afirma que lo vio desparecer, nadando rumbo al horizonte.

También imagino a Andrea Camilleri emprendiendo su gran viaje sintiéndose culpable al dejar abandonados a sus personajes. Y a Manuel Vázquez Montalbán recibiendo a su amigo en la entrada del Paraíso de los Grandes Escritores y diciéndole que no se preocupe, que los personajes, a diferencia de ellos, sí son eternos.

Y que  a veces, como acaba de sucederle con Carvalho, Biscúter o Charo, algún mortal se atreve a rescatarlos, ponerlos al dia y darles una nueva vida.

Descansa en paz.

 

 

La importancia de las cosas reales

Libreria pleyade

Con Salvi Rosich en la librería Pléyade

Microsoft cierra su tienda de e-books. Los clientes que compraron algún libro en esta plataforma verán como las obras adquiridas se esfumarán en breve de sus dispositivos. A cambio, el gigante informático reembolsará el importe a sus clientes.

Esta noticia refleja dos cosas: Por una parte, el escasísímo impacto de los libros electrónicos entre los consumidores. Por otra, los peligros de adquirir algo que, en realidad, no es del todo tuyo. Imagino cómo se le quedará la cara a quien compró a Microsoft esa novela tan rara, o un volumen académico de consulta permanente.  Y es que no es de recibo que alguien desde Redmond o Cupertino decida tu biblioteca. Además, la pérdida de un libro querido, o útil, nunca puede ser compensada con dinero.

Algo que jamás sucederá a quien compre una obra en formato de papel. Y puestos a valorar lo material, mejor siempre en una librería física. Al menos recibirá la atención y el consejo de un librero de carne y hueso, y no de un algoritmo.

Personas como Salvi Rosich, que lleva 13 años asesorando a sus clientes desde la librería Pléyade de Barcelona.  Recomendando libros a sus clientes sin más criterio que su enorme bagaje como lector. Y con con la tranquilidad que le dará saber que las obras que venda serán siempre de sus dueños, al menos mientras éstos quieran.

Desde aquí un abrazo a Salvi y a todo su equipo.

PE: Por no centrarme solo en los libros. Mis vinilos, esos que ya compraba con 16 años y que aún conservo como un tesoro,  es muy posible que me sobrevivan. ¿Alguien cree que sucederá lo mismo con las listas de Spotify?