radio nightsSi algo tienen en común la mayoría de canciones que escuchamos hoy día, ya sean de estilo pop, rock, metalero o latino, es el compás con que se estructuran: el 4 por 4.

Cabe suponer que nuestros oídos prefieren los cuatro golpes por compás a cualquier otra base rítmica. Lo cierto es que la abrumadora presencia del cuatro por cuatro ha relegado a otros compases a un plano minoritario dentro de la producción musical.

Uno de los grandes perjudicados es el tres por cuatro. El conocido “um pa pa” ha marcado durante siglos el ritmo de polkas y valses.  Géneros tan populares antaño como carpetovetónicos para el oído de hoy. Pues bien, En el blues y el soul, el tres por cuatro también tiene su hueco. Y en más canciones de las que podríamos sospechar.

Para demostrarlo, ilustraré esta entrada con un impresionante tema: “I Put A Spell On You”. No quiero ser acusado de viejuno, por lo que hoy no me basaré en la versión original de 1956, interpretada por el histriónico Screamin Jay Hawkins. En su lugar he escogido la recreación que hace de él Joss Stone, un primor de voz y sensibilidad de apenas 30 añitos.

Para entender el tres por cuatro, os invito a marcar el ritmo de esta canción con el pie. O tratar de bailarla como si fuera un vals. Como siempre, os recuerdo que para disfrutar de la música basta escucharla. Pero el vídeo tiene sus ventajas. Una es poder ver a la propia Joss Stone, quien amén de artistaza es un auténtico pibón (escrito con B, que quede claro). La otra, descubrir el parecido más que razonable de su guitarrista con Lionel Messi. ¿O no?